lunes, 20 de julio de 2009

Under pressure


Venimos al mundo a sufrir, en el momento en que nacemos estamos predestinados a aferrarnos a la vida, no importa si para ello hemos de agarrarnos a un clavo ardiendo, cualquier cosa es válida y no importa el precio que hayamos de pagar cuando es nuestra propia vida la que está en juego.

Nací un 6 de marzo, mi madre parió durante 24 horas, porque según una comadrona "estaba muy verde aún para parir" cuando llegó al hospital (término que supongo significa que no se daban las condiciones físicas adecuadas en el canal del parto) todo ello sin que un médico lo corroborara. A todo esto he de sumar que el equipo de médicos salía de su turno y de que era día de descanso.

Al día siguiente al "Estás muy verde aún para parir" de la enfermera, la ginecóloga sumó un "¿Que habeis hecho con esta niña que está seca por arriba y por abajo?"

Ahora comprendo mi irregular parte de nacimiento... No es en absoluto ninguna casualidad que naciera con un pack de: 1) anemia hemolítica, 2) aspiración de material séptico, 3)saturación de oxígeno por los suelos 4) ictericia

Actualmente soy un joven adulto que lucha por cerrar un ciclo en la vida para algún día realizarse personal y profesionalmente, aunque en ocasiones me vea en el centro de una espiral de presión externa absorvente e invalidante.

"Le llamaremos Salvador"

Por ahora trataré de hacer honor a mi nombre y saldré de la espiral. Con las pilas recargadas, los nervios a flor de piel... Es hora de cerrar ciertos asuntos, en breve empiezo prácticas de nuevo en el hospital. Lo que haga durante los próximos días depende de un correo electrónico, veremos que pasa...

2 comentarios:

  1. Lo más bonito es que eso sucediera un 6 de marzo... Un besito lindo XD Au

    ResponderEliminar
  2. Salva!!como va todo??
    me alegro que te pases por mi blog!!
    te envio un saludo bien grande!!
    un bsito

    ResponderEliminar

Mi radio

Stats